El Futuro de las Ciudades: La Absurdidad del Modernismo.

Nikos Salíngaros entrevista a Léon Krier.

Ambiente, Revista 92 (Marzo de 2004).

 


 

1. Los rascacielos.

Nikos Salingaros (NS): ¿Con los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, piensa que nuestra civilización necesita cambiar de dirección con respecto a su pensamiento urbanístico? ¿La inquietud percibida al habitar edificios altos también indica una crisis con la arquitectura modernista en general?

Léon Krier (LK): Los acontecimientos trágicos del 11 de septiembre de 2001 afectan nuestra opinión general y el pensamiento sobre los edificios altos o bajos por razones psicológicas y prácticas. Si se asume que el Pentágono y una de las torres del "World Trade Center" tenían una superficie solada similar (alrededor de 5 millones de pies cuadrados), podemos comparar el daño relativo hecho a uno o el otro por la misma carga explosiva. Es evidente que es fundamentalmente de distinto orden [aproximadamente 200 contra 2000 muertes].

Supongamos que el establecimiento del Pentágono se hubiera contenido en un solo edificio alto en lugar de uno bajo, y piense en el daño potencial que se podría hacer al sistema entero de defensa de los Estados Unidos por un avión civil. Inversamente, suponga que el "World Trade Center" hubiera sido construido en bloques de edificios tradicionales de cuatro pisos y reflexione en la pregunta: ¿Cuántos aviones se hubieran necesitado para causar la destrucción de su superficie? Conjeturo que el número sería alrededor de 160 aviones de tamaño de Boeing 737, en vez de 2.

Lo absurdo, y a la vez trágico del "World Trade Center" es que un ejemplo muy pobre de arquitectura se ha convertido en un mártir involuntario, una piedra sepulcral fantasmagórica de escala monstruosa. Un monumento arquitectónico falso (porque contenía actividades económicas privadas vestidas en un garbo monumental, y contenidas en pilares conmemorativos, tótems ... y los similares) se ha convertido en un verdadero monumento con su desaparición. Por su disolución corporal ha ganado el alma (inmortal) que hasta ahora habia sido eludida.

Hay muchas buenas razones para construir las estructuras altas simbólicas, tales como el monumento de Washington, el Capitolio, la torre Eiffel, la catedral del St. Paul; sin embargo, no existe ninguna razón sana de construir edificios utilitarios excesivamente altos (a la excepción de aumento financiero). Su daño colateral es tal que la sociedad no puede permitirse estos absurdidos como asuntos generales. El problema hoy no es tanto que existan, sino que algunos pensadores arquitectónicos deseen que creamos que son inevitables y necesarios, incluso en el futuro. Estos edificios tienen un impacto muy grande como símbolos de sexo y energía, pero en vista del verdadero daño que hacen a sus ciudades huéspedes, sus usuarios, y sus vecinos, no pueden ahora ser considerados solamente como frágiles y peligrosos, sino también obscenos más bien que poderosos.

 

2. Rascacielos como tipología experimental.

NS: Cómo y en qué puntos está de acuerdo con James Howard Kunstler y yo en que "la era de rascacielos ha terminado" (1); ¿qué es "una tipología de edificar experimental que ha fallado"? ¿Hay asuntos planteados en nuestro artículo titulado "El Fin de los Rascacielos" con los cuales usted discrepa?

LK: Reformularía algo su afirmación como "La era del rascacielo utilitario está terminada". No es la altura métrica sino el número excesivo de pisos que causa problemas sistémicos. La ciencia aplicada y la tecnología emprenden experimentos tipológicos en condiciones controladas. No vuelan a pasajeros civiles en aéreos experimentales; sin embargo, eso es exactamente lo que hacen los arquitectos modernistas durante tres generaciones; construyen literalmente los edificios que no están listos para el uso común.

 

3. Pasos equivocados e ideología.

NS: ¿Hace la humanidad, como usted lo demanda en sus escritos y presentaciones, un paso falso fundamental en la construcción de sus ciudades?, y si es así, ¿qué se puede hacer ahora sobre eso?

LK: La humanidad vive por prueba y error, cometiendo a veces errores de la escala monumental. El modernismo arquitectónico y urbanistico pertenecen a una clase de errores de los cuales hay poco o nada para aprender o ganar. Son ideologías que ciegan literalmente a las pérdidas, los riesgos, y a los peligros inaceptables, incluso a la gente más inteligente y más sensible. Sin embargo, el error fundamental del modernismo es proponerse como fenómeno universal (es decir inevitable y necesario), sustituyendo y excluyendo las soluciones legítimas tradicionales. Afortunadamente, con el uso del Nuevo Urbanismo en los últimos 20 años, hay bastantes experiencias positivas por todo el mundo para ver una vuelta masiva a soluciones lógicas.

 

4. Nuevo Urbanismo.

NS: Muchos de los miembros principales de movimento Nuevo Urbanismo miran hacia usted para su inspiración. ¿Cuáles son sus sugerencias para el futuro de las ciudades si se convenciera al mundo de que construya en un contexto Nuevo Urbanista?

LK: Existen ya modelos excelentes de Nuevo Urbanismo para vivir en ciudades del tamaño pequeño y medio. Proyectos con densidad más alta se están terminando sólo recientemente, pero no consiguen la atención de los medios que merecen, así que el proceso de aprendizaje es más lento de lo que podría ser.

Sumas muy grandes se están invirtiendo ahora para renovar los inmobiliarios y las ciudades universitarias modernistas de los años 50 y 60, pero muchos de estos proyectos no son más que la prolongación artificial de experimentos fallidos del colectivismo social y arquitectónico. El Nuevo Urbanismo no es utópico y no impone planes maestros sociales. En cambio, permite que una variedad infinita de talento y ambición humana construya ambientes armoniosos y agradables. Canaliza fuerzas competitivas para que prosperen como buenos vecinos, mientras que persiguen su propio interés. El mayor desafío del futuro, sin embargo, será la urbanización de los suburbios, la reconstrucción de la urbanización dispersa.

Los modelos teóricos están listos, pero su uso es lento. Lo que ya es seguro es que incluso los peores lugares de la tierra pueden convertirse en lugares de belleza y prosperidad humana, pero se necesita trabajar con las ideas y gente firmes, y los medios son a veces muy modestos.

NS: Sigue siendo un malentendido grave. Los planificadores -- y más importantemente aún, ciudadanos en general, incluyendo los representantes elegidos para tomar decisiones -- no se dan cuenta de que las soluciones que usted propone se aplican a todas las ciudades, independientemente de estilo. La estructura urbana obedece reglas científicas que son independientes de la región. Hay una dependencia secundaria a la tradición, el clima, los recursos y los materiales locales, pero eso se ha ido borrando con el acercamiento modernista uniforme. La práctica del planeamiento actual crea dos imágenes artificiales distinctas de la forma urbana -- centros tradicionales, clásicos e históricos por un lado; y tejido urbano vital, dinámico, creciente por el otro.

Dentro de este modo de pensar, el cuerpo gobernante de una ciudad viene a usted solamente cuando desea revitalizarse de una manera Neo-tradicionalista. ¿Al tallar un nicho para sí mismos, han ayudado los Nuevos Urbanistas a aislar el Nuevo Urbanismo del planeamiento corriente? ¿Cómo podría corregirse este malentendido, y cómo convence usted a la profesión de que no haya tal diferencia?

LK: Usted tiene absolutamente la razón al precisar que la estructura urbana como sistema de principios de organización es en gran parte independiente de estilo. Se hacen muchos proyectos de Nuevo Urbanismo usando edificios de estilo tradicional, porque esa es la manera que los preferimos que se hagan; por lo menos por ahora. La arquitectura modernista generalmente es tan mala y arbitraria que es casi totalmente inadecuada para las aplicaciones y los climas más comunes. Los proyectos más acertados y bien publicados de typo Nuevo Urbanista son por supuesto los neo-tradicionales como Seaside, Celebration, y Poundbury. Sin embargo, hay un montón de esquemas similares hechos usando arquitectura modernista en Holanda, Dinamarca y Alemania, que siguen los principios urbanos; pero son tierra de nadie arquitectónicas; y por lo tanto siguen siendo desconocidas.

Me opongo personalmente al momento en que se mezclan la arquitectura tradicional y modernista, porque por experiencia un edificio modernista es sufficiente para destruir el espíritu de un esquema en gran parte tradicional. El edificio de Steven Holl en Seaside puede ser el mejor ejemplo de esto.

Los modernistas parecen ser tan desorganizados en sus ideas que son incapaces de realizar algo tan coherente y complejo como Windsor o Poundbury. La situación es tan crítica que Andrés Duany y yo hemos discutido a ratos que diseñaríamos una ciudad modernista simplemente para demostrarles cómo se hace. Un código del diseño de la ciudad podía limitarse fácilmente a la gramática de Le Corbusier de los años 20 o de los años 50, y producir un "townscape" significativo. Igualmente se podría hacer con los idiomas de Frank Lloyd Wright -- o aún los de Zaha Hahid o de Oscar Niemeyer.

Los Nuevos Urbanistas de todos modos no se limitan a la arquitectura tradicional, pero mucha gente pierde sueña y se rasgan entre las viejas y nuevas lealtades. Pero diría que esto no es una cuestión transcendental o moral, y en el extremo cada uno debe hacer en este área lo que crea correcto; y si uno no está seguro, debe experimentar un poco (si el cliente está preparado para tomar el riesgo), y después hacer una selección lúcida. Sin embargo, frente a una situación política de complejidad, recomendaría siempre lo vernáculo local como la arquitectura básica. La razón es que tal decisión es que mueve las cuestiones del diseño lejos de lo arbitrario, y del terror político del moralismo modernista. Esta opción reduce errores estilísticos y arquitectónicos al nivel de lo soportable, y aleja de errores espectaculares tan comunes a los experimentos modernistas.

El detalle tradicional generalmente tiene que ver con la resolución de problemas prácticos de la construcción de manera elegante, mientras que el estilo es realmente la calidad con la cual uno domina asuntos tecnológicos. Lo qué tenemos que precisar a los modernistas repetidas veces es que en las democracias, la arquitectura y el urbanismo son cuestiónes de opción, y no son imperativos metafísicos o absolutos de su propia fabricación. Los que no acepten la opción en estos asuntos son en última instancia anti-democraticos, totalitarios, y posiblemente anti-modernos, no obstante qué tan futurista sus edificios pueden parecer.

 

5. Escasez de la tierra.

NS: Los arquitectos entrenados en la tradición modernista de nuestras escuelas no comparten la misma reverencia por sus ideas que los Nuevos Urbanistas. Discuten que usted descuida las graves presiones demográficas que fuerzan a construir rascacielos en el tercer mundo, y las presiones comerciales que hacen lo mismo en centros urbanos en el mundo entero. ¿Puede usted responder a tales críticas?

LK: No hay en sentido estricto una correlación entre la presión demográfica y los rascacielos (con la rara excepción del tipo de condiciones encontradas en Hong Kong). En los Estados Unidos o en Europa el argumento de "la escasez de la tierra" es promovido y mantenido por la gente con una variedad de agendas contrastantes; de las de terratenientes, a las de ecologistas. Es un mito artificial fabricado que se disuelve cuando vemos estos continentes desde el aire.

Entonces nos damos cuenta de que nuestras ciudades y paisajes no sufren de una escasez de la tierra, o de la congestión generalizada del camino y del edificio, sino de la tierra gravemente mal utilizada. Por lo tanto, sufren del mala planificación. Por ejemplo, al tiempo que París duplicó a su población, extendió sus edificios sobre un territorio 15 veces el de París central, a pesar de la proliferación de los edificios altos utilitarios.

 

6. Tendencias de mercado.

NS: El ambiente construido es creado por las tendencias del mercado, la avaricia especulativa, la legislación de zonificación, etc. ¿Es posible construir un ambiente humano dentro de estas restricciones desafortunadamente verdaderas?

LK: Los poderes del mercado son vectores de energías y de la empresa humana. Ninguna ciudad se puede construir sin ellas. En el pasado reciente, las leyes del planeamiento a menudo han estrangulado tales actividades en vez de dejarlas prosperar.

Los principios Nuevo Urbanistas tienen la simplicidad y el sentido práctico de preceptos morales, más bien que la sofisticación tiránica de la reforma utópica. No son tan preceptivos como permisivos. En esa perspectiva, el interés común -- en la forma de espacios públicos -- es el producto de vecinos que realizan sus propios intereses contrastantes y variados.

 

7. La ciudad electrónica.

NS: Quisiera saber sus pensamientos sobre la ciudad de la red que se desarrolla incorporando tecnología de la telecomunicación y de información. ¿Ha pensado cómo esto afectará la morfología urbana?

LK: Los patrones tradicionales de calles y de cuadrados son los medios óptimos para establecir una red utilizando los trozos de propiedades inmobiliarias de cualquier tamaño. El establecimiento de una red electrónica completa las redes espaciales de los espacios públicos pero no las substituye. Creo esto es un error filosófico del mismo grado que creer que la rueda podría substituir a la pierna.

 

8. Tipologías del edificio.

NS: El asunto acuciante es el siguiente: ¿el desarrollo del establecimiento de una red electrónica tiene consecuencias espaciales? La revolución de la información está generando fuerzas sociales y comerciales enormes; por tanto, ¿en qué dirección actuarán esas fuerzas? ¿La ciudad de la red empuja al tejido urbano hacia una tipología modernista, o una tipología tradicional; o no hace ni lo uno ni lo otro?

LK: Los nuevos tipos de edificio son generados por nuevas clases de uso. Por ejemplo, fue el avión que hizo desarrollar los aeropuertos como tipo edilicio, no el revés. Los nuevos tipos sin embargo pueden generar las aplicaciones para las cuales no fueron pensados, como los mercados-pasillos (basilicas) Romanos que se convierten en las iglesias Cristianas; o los aeropuertos que son utilizados como prototipos para alamedas de compras, etc. No es el impulso a la innovación lo que engendra nuevos tipos de edificio (como algunos pensadores modernistas hicieron que creyéramos).

Las innovaciones tipológicas basadas en tales ideologías utópicas son generalmente de breve duración. En sentido estricto, no hay tipología "modernista"... porque, cada construcción que se establezca como un tipo reconocible y reproductivo se convierte automaticamente en tipo tradicional; ya sea éste una plataforma de la perforación petrolífera, una torre de enfriamiento, un edificio de oficinas, o una casa. Sin embargo, se está construyendo el tipo que resulta de concentraciones excesivas de aplicaciones de una clase bajo un solo techo. Éstas son aberraciones tipológicas que pueden ser construidas en cualquier estilo, o utilizando cualquier forma de construcción. El rascacielos y el rascatierra utilitarios son tales hypertrofias tipológicas. Son generalmente resultados irreflexivos de mecanismos financieros o políticos, y no se relacionan únicamente con el modernismo.

Podríamos por ejemplo construir una ciudad basada en tipos del edificio y patrones de calle tradicionales, pero diseñada enteramente en un estilo modernista. Podría incluso ser agradable y acertada en términos estéticos y sociales, y muchos usuarios podrían vivir felices allí. Sin embargo, una ciudad construida enteramente de rascacielos y rascatierras -- aún si está construída usando métodos tradicionales de edificio, y diseñada en estilos tradicionales -- puede ser agradable para mirar, pero al final enajenaría relaciones y vidas humanas tan radicalmente, si acaso menos cruelmente, como sus contrapartes modernistas.

Para resumir la discusión, no hay en sentido estricto "tipología modernista", pero el modernismo ha sido notable en generar las aberraciones tipológicas.

 

9. Filosofía.

NS: Hay una pérdida profunda de reverencia por las sensibilidades humanas, la tradición del edificio que produjo incluso las estructuras modestas y agradables ha desaparecido. ¿Cómo puede un mundo sin valores profundos recuperar tal filosofía?

LK: La arquitectura y el urbanismo tradicionales no definen una ideología, una religión, o un sistema transcendental. No pueden salvar almas perdidas, o dar significado a vidas vacías. Son parte de la tecnología más que del estilo; son un cuerpo de conocimientos técnicos que nos permiten construir ciudades y estructuras agradables y satisfactorias desde el punto de vista práctico, estético, social, y económico; y hacerlo en las situaciones climáticas, culturales, y económicas más diversas. Tales estructuras no aseguran felicidad, sino que facilitan ciertamente la búsqueda de la felicidad para una gran mayoría de gente.

 

10. Los efectos del modernismo.

NS: Ciertas estructuras espaciales que tienen calidades matemáticas particulares proporcionan la regeneración sensorial positiva a un observador. La humanidad ha construido éstas, de la escala de ciudades, hasta la escala de artefactos, para dar el significado al ambiente. No me refiero al significado en la vida de una persona, sino al significado en sus alrededores, que sea contenible en una complejidad accesible a su mechanismo cognoscitivo. Los modernistas perpetraron un retiro general del significado, en búsqueda de sus objetivos. ¿Cómo habría podido suceder esto cuando va contra nuestra estructura fisiológica?

LK: El modernismo es una ideología totalitaria que, como todos los dogmatismos, se basa en suposiciones imposibles de demostrar. No puede tolerar, ni siquiera aceptar la oposición, la contradicción, o la denegación. Si uno acepta tales suposiciones fantásticas, uno abandona sus propias capacidades cognitivas y se ciega necesariamente a la evidencia abrumadora, a pesar de contradicciones interiores y exteriores.

La declaración de la guerra del modernismo contra la tradición no era solo un rechazo a las tradiciones obsoletas, sino a todo el conocimiento y las nociones técnicas que no cabían en su visión reductora de la humanidad, de la historia, la tecnología, la política, y la economía. Esta es una violación sistemática de la estructura psicologica y fisiológica del hombre. Por lo tanto fueron necessarias tres generaciones para recuperarse de una violación mental que va contra la experiencia humana, contra nuestra inteligencia acumulada, contra nuestro instinto y sensibilidad humanos.

NS: El modernismo ha substituido los medios que los seres humanos utilizan para conectarse entre sí, y a las estructuras externas. La ciudad como armazón para establecer conexiones entre miembros de una población urbana se ha cambiado a una estructura espacial que intenta desconectar. Esto se aplica tanto a la conectividad de la trayectoria -- gente fácilmente caminando para encontrarse cara a cara -- como a la conectividad visual entre un individuo y los componentes construidos de la ciudad.

Mis investigaciones revelan que una ciudad es un sistema de sistemas -- con una arquitectura lógica (en el sentido de la arquitectura de la computadora) que es mucho más cercana al cerebro humano que a las computadoras electrónicas existentes. Cortar las conexiones, como hicieron los modernistas, es análogo a cortar el cableado en una computadora, o las neuronas en el cerebro. Después de décadas del condicionamiento psicologico a un mundo estéril, la gente ha aceptado la desconexión como manera de vivir. ¿Han cambiado tanto los seres humanos que ya no valoran ninguna estructura espacial que satisface necesidades sensoriales y sociales básicas?

LK: Su pregunta contiene la respuesta. El modernismo funciona a través de incapacitar la autonomía y la habilidad de la gente de pensar individualmente. Es una forma radical de lavar el cerebro, de la cual muy pocos, una vez que la hayan experimentado, pueden escaparse. Millones han caído víctimas de su señuelo de gran alcance; sin embargo, es como si la naturaleza con cada nueva generación produjera los antídotos para tales aberraciones ideológicas masivas, esa es por lo menos mi esperanza.

 

(1). "The End of Tall Buildings" por James Howard Kunstler and Nikos A. Salingaros, publicado en PLANetizen <www.planetizen.com> el septiembre de 2001. Traducción en Francés "La Fin des Bâtiments-tours" publicada en Archicool <www.archicool.com> el octubre de 2001.


Léon Krier es un de los grandes arquitectos de nuestra generación. Es considerado como el padre del movimiento Nuevo Urbanismo en los Estados Unidos. Krier nació en Luxemburgo, estudió en Alemania y vivió en Inglaterra durante muchos años. Hoy esta establecido en el sur de la Francia, desde donde coordina proyectos en todo el mundo. Su libro -- Arquitectura: Opción o Destino -- ha sido publicado en siete idiomas.

Nikos A. Salíngaros es professor de mathemáticas a la Universidad de Texas a San Antonio, E.U. Collaborador del famoso arquitecto Christopher Alexander, está reconecido como unos de los teoristas principales de la arquitectura y urbanismo de hoy. Es autor de mas que cien artículos cientificos, además de dos libros electrónicos disponibles en línea -- Principles of Urban Structure, y A Theory of Architecture. E-mail: salingar@sphere.math.utsa.edu

 

Versión original en inglés publicada por PLANetizen <www.planetizen.com> el 5 de noviembre de 2001; republicada por la revista Urban Land 61 (Enero de 2002), páginas 12-15. Versión italiana publicada en Archimagazine (Febrero de 2002); republicada en Temi di Stefano Borselli (2002).